miércoles, 27 de abril de 2016

En mi estantería,
El Día del Libro.

Hace unos días fue el Día del Libro lo que significa que durante un par de semanas los blogs se llenarán de crónicas de eventos con autores, presentaciones y firmas de libros, fotos de nuevas adquisiciones,  etc. La cuestión es que a mi también me gustaría poder traeros una entrada de esas, llena de fotos, con una crónica de mi visita a Barcelona, donde el Día del Libro sí tiene un verdadero auténtico valor cultural (sí, es cierto que en Madrid también se ha intentado, de hecho este año se ha vuelto a celebrar La Noche de los Libros, pero reconozcámoslo, a pesar del esfuerzo invertido en él, es un evento que no acaba de cuajar). Como os decía me encantaría traeros eso, lamentablemente esa, no va a ser la entrada que vais a leer. Por lo menos no este año, Puede que alguno la leáis, pero no este.

Puede que os preguntéis porqué, puede que no os lo preguntéis. De cualquier forma os lo voy a explicar. En el fondo es muy simple. Soy librera. ¿Y qué hacen los libreros el Día del Libro? Efectivamente, vender libros. ¿Para quién? Primero para vosotros, los amantes de los libros, porque es nuestro día. Pero también para los otros. Sí, sí, los otros. Ese, no sé, digamos... 35% de la población de este país que el día 23 de abril decide ser algo que no es el resto de año. ¿Adivináis? Sí, lectora. No hay estadísticas al respecto, pero sería un buen tema para hacer un estudio. Lo mismo cualquier día me pongo a ello.

Aun teniendo que trabajar todo el día conseguí sacar unos minutillos para comprar los tres libros que os presento a continuación.   

Crezco, de Ben Brooks.
Blackie Books. 

Es el único libro que me quedaba por conseguir del autor, con esta portada tan bonita que se ha marcado para la reedición Blackie Books, una de mis editoriales favoritas. 

Por ahora sólo he leído Lolito, pero me gustó mucho, muy irreverente y directo. La idea es leer Crezco y Hurra antes del Festival Primera Persona que tendrá lugar el próximo 7 de mayo en La Casa Encendida de Madrid y al que entre otros irán el propio Ben Brooks, James Rhodes (concertista de piano y autor de Instrumental)  y Renata Adler (de la que os hablo un poco más abajo). Ni que decir tiene que QUIERO ir. Si consigo entradas claro, ya que la preventa lleva tres semanas agotada. 

Por cierto, las rosas son de papel y las daban en La Casa del Libro.

Lancha rápida, de Renata Adler.
Sexto Piso.

Renata Adler es una de las escritoras más icónicas y transgresoras  de los años sesenta y setenta del The New Yorker y del The New York Times. A pesar de su prolífica carrera como periodista Renata Adler sólo escribió dos novelas, Lancha rápida es la primera de ellas, una obra de difícil catalogación que propone una nueva forma de narrar a través de pequeños episodios, historias y anécdotas que forman un todo interrelacionado a través de la mirada de la protagonista Jen Fain. Puede que no sea una lectura para todo el mundo pero yo le tengo muchas ganas. 

Su segunda novela es Oscuridad Total, que también compré hace unos días. Lo ideal seria leerlas también las dos antes del día 7, pero siendo realista no creo que me vaya a dar tiempo. Me conformaría con llevar leída Lancha rápida


El verano sin hombres, de Siri Hustvedt.
Anagrama.

Posiblemente la más conocida (que no la mejor) de las novelas de la autora estadounidense, famosa además por ser la esposa del también escritor Paul Auster. Pobre Siri, siempre cargando el sambenito de ser la mujer de Paul Auster aun siendo considerada por muchos una escritora muy superior a él. ¿No me creéis? Leed Todo cuánto ame.

La novela narra las vivencias de Mia que tras ser abandonada por su esposo, y tras pasar un breve periodo de tiempo recluida en un sanatorio mental, decide pasar el verano en su pueblo natal en compañia de su madre, las amigas octogenatias de ésta y sus alumnas de un curso de poesía. Mucho se ha escrito sobre las supuestas referencias autobiográficas que aparecen veladas en el texto si bien la autora siempre las ha negado.
  

Y a esto se reduce El Día del Libro de 2016. Como curiosidad os contaré que el libro que más vendimos en mi tienda fue Yo no me callo, de Esperanza Aguirre. Ahora decidme ¿Cómo puedo seguir manteniendo la fe la humanidad? Es una pregunta seria. 

Un abrazo.
Deedee.
   

3 comentarios:

  1. Muy buenas compras, si señora :D
    ahora a disfrutarlas, que el día siete será un gran día!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, sólo tengo que conseguir las entradas, porque como no consiga entradas después de la que he liado en el curro para que me den el día libre...

      Eliminar
  2. ¡Hola!
    La verdad que da gusto ver las librerías llenas pero más gusto daría verlas así todo el año no solo en este día. Yo celebro este día comprando varios libros pero también compro el resto del año.
    Aún no he leído nada de Ben Brooks y me está empezando a picar la curiosidad. Me dejó una amiga hace tiempo Lolito y aún lo tengo sin leer. No sé si al final me animaré...
    El verano sin hombres tengo ganas de leerlo desde hace bastante tiempo. A ver cuando me animo con él.
    Lo del libro que más vendiste me ha dejado a cuadros, la verdad.
    Un beso

    ResponderEliminar